lunes, 19 de abril de 2010

6ª etapa:
Sahagún-Hospital de Órbigo (91,01 kmts.):

El objetivo de esta etapa era salir de Calzadilla de la Cueza y parar en León, para visitar a unos familiares y dormir en su casa. Como ayer había adelantado veintitantos kilómetros, hoy aprovecharé para revisar la bicicleta que me está comenzado a dar algún que otro problema con el cambio.
Del plato mediano al grande sube con dificultad pero para bajar de plato me veo y me las deseo, quedándome clavado en algún que otro repecho. Los piñones corren la misma suerte. No van muy finos que digamos.
Pues de lo que tenía pensado sólo hago la mitad de las cosas.
Me llevan a comer a un restaurante que casi me echan por gulafra!. Me hubiera comido hasta los manteles. Joder que hambre tenía.
Me dicen que van a pedir unas cuantas tapas de la tierra para que las pruebe. Por cierto en León las raciones que ponen, se caen por los lados del plato. Qué exageración!.
Morcilla de León con patatas fritas, pulpo con cachelos, anchoas con cebolla y pimiento rojo…SSSCCCHHHHH!!!!, para chuparse hasta los dedos de los pies!.
Come, come que necesitas recuperar y coger fuerzas hijo mío!! . Cómo me he puesto. Casi reviento de tanta tapita!.
De segundo me pido un plato de higados, y menuda montonera de carne había allí. No ha quedado ni un granico. Estoy como para echarme una siesta.
Son las 4 de la tarde y la verdad es que viendo a mi anfitriona que no se encontraba bien, físicamente, decido continuar la marcha y así no molestarles con el engorro de sábanas, toallas, preparar cama, levantarse pronto al día siguiente, etc…
Aquí quiero hacer un incienso, y ya veréis como tiene relación.
Volvemos a las 8 de la mañana, albergue Viatorios (Sahagún). Me preparo las alforjas y me voy al aparcamiento para acondicionar la bicicleta. Mientras estoy engrasando se me acerca un tipo, bastante… como diría yo… ¿peculiar?.
Llevaba un cigarrillo tipo pipa de Popeye (mirando pa’rriba). Camiseta decartón color negro y culotte largo de color negro.
¿Qué tal socio?. Y comenzamos una conversación que al cabo de las horas y ya veréis como de los días resulta, bastante cómica. Hablamos de todo un poco y sale el tema de los pesos que llevamos cada uno.
Me dice que él lleva 17 ó 18 kilos. Yo no sé donde meterme. Al preguntarle qué es lo que lleva para semejante peso, me dice que ropa casi no lleva nada; lo que lleva puesto y una muda.
Sólo con la tienda de campaña ya son 3 kilos. ¿Tienda de campaña?, pero si los albergues cuestan dos duros…Su respuesta es que la lleva por si se queda sin dinero en algún sitio tendrá que dormir.
Y la diferencia?....
Dice que ha hecho la compra para toda la semana. Vamos como si hubiera ido a comprar para rellenar la despensa.
Pero… no puedes ir comprando e ir gastando para no tener que llevar tanto peso..?. La respuesta es que no porque estos días de Semana Santa están todos los sitios cerrados. Bueno… si tú lo dices…
Me comenta que lleva latas de todo tipo, atún, sardinas, aceitunas, incluso llevaba un bote de nescafé!.
Vamos todo eso añadido al hornillo y la bombona tamaño camping-gaz. Todo un personaje.
Hablando me comenta que va solo y que este año va a hacerlo por carretera. El año anterior lo hizo todo por camino y ahora quiere saber cómo es por el otro sitio.
En el día de ayer, coincidió con otro ciclista con el que compartió varios kilómetros. En uno de los momentos le comentó que se adelantaba para parar a tomar una cervecita y un cigarrillo en un bar del primer pueblo que se encontraran y que le esperaba allí, pero el otro ciclista no apareció.
Ya lo cogeré ya!, porque me dijo que se iba a parar en Astorga, así que ya lo pillaré a ese!!.
Entre tanto, en el aparcamiento coincidimos con unos chicos que comenzaban ese día.
Nos comenta que podríamos ir todos juntos y yo le digo que vayan tirando porque quería dar una vuelta por Sahagún y hacer algunas fotos. Arrancan los tres juntos, pero la verdad es que no sé por dónde se meterían porque yo cogí el camino y los había adelantado.
Suena el móvil, es Lydia . Me paro para atender la llamada y a los 3 ó 4 minutos veo pasar a los chicos de Irún: “Tira, tira, que viene…jajajaja!!”. Les hago un gesto tipo “OK”, y continúo hablando con mi mujer. A los 2 minutos llega el “personaje”.
"Joder con estos de Irún!, iban todo el rato 23-24, 23-24, 23-24, y con el plato grande…anda ya y que les den por c----!!!!!!. Te espero o qué?.
"Ve tirando que termino de hablar por teléfono y enseguida te pillo". No era por no ir con él, sino porque prefería seguir hablando con mi mujer tranquilamente.
Reanudo la marcha e intento encontrar al “personaje”, pero no lo encuentro por ningún sitio. Una de dos… o se ha salido a la carretera que era lo que él decía que iba a hacer, o se ha parado en algún sitio y no lo he visto. Bueno…pues nada!.
Volvemos a las 16:00 del mismo día. Como todavía es pronto voy tirando sin tener ningún punto de final de etapa. Haré un par de horas más y donde caiga, caeré.
Trobajo del Camino, Virgen del Camino…..no puedo entrar en el santuario porque están procesando un funeral y no es el caso.
Cruzo la carretera y entro de nuevo en el Camino para seguir la ruta.
En eso que me paro para darme un poco de crema porque con el aire y el sol se me han puesto los labios como una lija del 15.
Y ahora viene lo bueno….Desde el otro lado de la carretera: ¡¡¡Socio!!!!.
Mecagoentoloquesemenea!, pero si es “Popeye”. Le digo Dónde vas por ahí?, que es una autovía!!.
Que más da!, yo tiro por aquí y si quieren que me paren!. Hasta dónde vas?.
Ummmmm!!!, hasta Villadangos del Páramo seguramente (era el siguiente pueblo y no se me ocurría nada más), y tú!?
Yo voy a tirar más a ver si pillo al de Astorga!.
Ala pues!, ten cuidado que por ahí está prohibido!.
Pues tú tienes un montón de toboganes por el camino!!. Nos vemos!.
Sería la última vez que lo viera, pero no la última vez que tuviera noticias de él.
El tramo se me hace bastante monótono porque discurre paralelo a la Nacional y no me hace mucha gracia el trajín de tanta circulación.
El final de etapa en Hospital de Órbigo. Albergue 100% recomendable como todos los que he estado. Trato perfecto, instalaciones niqueladas, situación inmejorable. Allí conoceré a una pareja de cómo digo yo, “como mis padres” de Zaragoza muy familiares y que iban a pie, y una pareja de León también como “mis padres”, que hacían el recorrido en bicicleta, además de una chica que hablaba cuatro idiomas y se entendía con todos, un hombre que dijo que trabajaba en el gabinete de asesores de Obama, y un pintor como la copa de un pino. Pintó la catedral de León en 45 minutos. Impresionante!

Bueno... seguiremos informando

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada