martes, 27 de abril de 2010

Qué bien nos lo pasamos anoche. Ahí fue donde comenzamos a fraguar nuestra buena amistad. Cenamos en el bar que hay justo al lado del albergue Los Blasones. No nos daba muy buena espina por lo “higienizado” que estaba todo. Pero entre el hambre que teníamos y lo cansado que estábamos no pusimos ningún reparo en nada.

Comenzamos a hablar de las familias, de por qué estábamos haciendo el camino, de nuestras vidas deportivamente hablando, de patatín de patatán, y de anédoctas que nos han sucedido durante las 8 etapas que llevamos.
Justamente la última que comentamos fue la que desató el cachondeo padre.

Bueno digo yo que sería la última porque ya no dejamos de hablar de ello. Sólo podíamos reirnos. Seguramente que contándolo no tendrá tanta gracia, pero os uedo asegurar que casi me hago pipí encima.

Alberto es el bicigrino que está buscando Popeye!!, jajajaja.

Resumen de la conversación:

Yo: Pues cuando ya me iba del albergue de Sahagún, me topé con un bicigrino algo especial, iba todo de negro….
Él: Con un cigarro pa’bajo?
Yo: Sí, sí….
Él: Con una tripa que podía usarla de posavasos?
Yo: Sííííííí
Él: Uno que llevaba una tienda de campaña de 3 kilos??
Yo: Sííííí´, y comida por un tubo… latas de atún, sardinas… nescafé…
Él: Nescafé?
(los dos a la vez) JUAAAJUAAAAAJUAAAAA!!!!!!!
Yo (casi sin fuerzas): Sí para cuando no tuviera más liquidez…al hornillo-camping gaz…y café que te crió!.
Él: No fastidies que tú también lo viste!. Pues sí, pedaleé un rato con él, estuvimos tomando un café y pagué yo porque lo vi que iba un poco tieso.
Yo: Entonces…. Tú!!..... tú…..!!
(Comienzan a caernos los lagrimones… pero de risa)!!!
Yo: Tú eres el que se iba a parar en Astorga!!!!. Juuauajuaaaa
Él: El de Astorga???.
Yo: Sí el que iba a finalizar la etapa en Astorga. El que no apareció en el siguiente pueblo cuando él se adelantó para echarse un pitillo y quedó contigo.
Él: No jodas que te dijo eso! Es que en cuanto pude me escaqueé
Yo: Pues sí, a la salida de León, por Virgen del Camino, me lo encontré y dijo que iba a tirar hasta Astorga a ver si “te pillaba”, que te iba a decir dos cosas.
Ozú xiquillo que caló mestabantrando. Qué risas!!.
Los que estaban en el bar nos miraban entre asombrados y envidiosos de lo bien que nos lo estábamos pasando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada