martes, 13 de abril de 2010

5ª etapa: Hontanas-Sahagún - 97,47 kilómetros.

Etapa bastante monótona He salido con las fuerzas renovadas y ya no me acuerdo de lo mal que lo pasé ayer.
Comienzo por el camino, bastante estrecho por cierto, con por lo menos la intención de llegar a Calzadilla de la Cueza. Hace demasiado calor para lo que cayó ayer y me da en la nariz que en cualquier momento este buen tiempo se va a fastidiar.
Casi sin darme cuenta llego al Convento de San Antón, ese que tantas y tantas veces había visto en fotos y ese con el que deseaba encontrarme por lo maravilloso que me resultaba ver la carretera pasando por debajo de ese arco para mí tan impresionante.
Llego a Castrojeriz y la guía me dice que si tengo fuerzas suba al Castillo, pero lo veo tan alto que ni me lo pienso. Lo veo desde abajo que también me parece bonito.jajajaja
Sigo mi camino, cruzo la carretera que va a Palencia, y por un puente de madera cruzo el río.
Por el perfil que yo veía en las guías el alto de Mostelares no tenía ninguna complicación. Craso error!!, Joder con la subidita!. Con razón le llaman el alto de Matajudíos. Si los tiraban desde arriba, fijo que se los cepillaban!. La hostia qué cuesta!. Se me levanta tres veces la rueda delantera a lo que decido bajarme por temor a espiñarme y hacerme pupita.
Llego al alto y me paro en la caseta de madera que hay para intentar coger un poco del aliento que había perdido en la subida. Aprovecho y le pido a una peregrina que me haga una fotico con el móvil para enviarla por mensaje a los amigos.
Un poco de llano y bajada vertiginosa hasta Frómista parándome antes en Boadilla del Camino para comer unas cuantas galletas con chocolate que llevaba.
Estamos en Semana Santa y al llegar a Carrión de los Condes no puedo sellar la credencial en la iglesia porque están con procesiones y no es cuestión de meterme entre las corbatas, zapatos de tacón, perfumes, lacas, puros etc..
Bueno pues… aprovecho para comer una ensalada y un plato de espaguetis.
Ya decía yo… de estar en manga corta paso a ponerme la ropa técnica porque se está empezando a levantar un poco de aire frío.
No me entretengo mucho y arranco rápidamente hacia Calzadilla, pero el camino es tan llano y voy tan nervioso de que no me coja la nube, que a las 16:30 horas, como dice la señora del TOMTOM “ha llegado a su destino”.
Hay tanto ambiente en ese pueblo que casi que me da yuyu quedarme en el albergue. Únicamente veo en e pueblo a dos gatos además de la máquina de refrescos que hay en la puerta del albergue, así que digo…:.
voy a mirar el pasaporte bicigrino a ver dónde está el siguiente albergue “baiklain”.”Sólo” 22’5 kilómetros hasta Sahagún… tira pa’lante!
. El trayecto lo hago bastante rápido y
a las 18 horas ya he llegado el albergue Viatoris de Sahagún. Bonito albergue, y del trato qué decir: de lo mejor entre los mejores. En la recepción del albergue tienen colgado un maillot de bicigrino, y le digo…
Eh!, ese maillot lo tengo yo!, Mira, mira!.
Al verlo la chica me dice que no son iguales y que le gusta más el modelo que yo llevo. Decido lavar la ropa porque ya voy hecho un “zorro” y parezco Bisbal con la ropa que casi canta por bulerías.
Me dice que le de la ropa que ella se encarga de todo. Joder!, qué gusto da encontrar gente tan amable. Me arreglo y me voy a dar una vuelta por el pueblo ; creo que en algún momento he perdido o me han quitado dinero porque llevo 4 días y solo me quedan 10 de los 150 euros que tenía al salir de casa, así que tengo que buscar un cajero automático para “atracarlo”; así aprovecho para cenar viendo el Racing-R.Madrid.
El albergue está muy bien, aunque echaba en falta alguna que otra toma de enchufe por las paredes.
Ala! A dormir que ya es hora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada